Adelanto de mateando con Henri Michaux

. martes, 6 de octubre de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Tristemente, siento que estoy aplastado por el puto estudio y no me da el cerebro para leer un poco más de este tipo y ampliar esta cosa. Pronto se viene un mayor descargo. Es impresionante lo genial de este tipo hasta ahora, y le he leído diez páginas nada más...

Las máscaras del vacío


A menudo, en la retracción de mí mismo,
se me aparecen las máscaras del vacío.
Las máscaras que adquiere el vacío no son plenas. No le resulta necesario.
Unos rasgos ínfimos procuran enmascararlo; y lo logran. Seguramente allí está, casi podríamos olvidarlo…
Habitualmente esas máscaras vienen de dos a dos
y se imprimen, sutiles aunque duras, en el disco terminado del universo.
Podríamos creer que son gestos, álgebra de gestos detenidos en un
cataclismo pompeyano. Pero no hay huella alguna de cataclismo.
Al contrario, una extraña movilidad,
y por todas partes dentro del mismo Espectro del poder,
la espantosa succión del vacío.
También están los desiertos matinales, tapados de animales muertos…

3 comentarios:

Jolene dijo...

Me gustan la intelectualidad y la acidez de Michaux. Más aún el "juego de máscaras" q es el Universo mismo.

franco dijo...

Es un tipo reee piola, ¿no?. Tengo un textito de Caillois para meter sobre máscaras que viene bien, aunque creo que era con vos lo de pelear por poner dos personas hablando sobre algo jaja Sea como sea, si tenés ganas de armarte vos el post sobre Michaux, sentite bienvenida como los ojitos qie le amputaste al yin yang :D

Jolene dijo...

Uy leo esta repuesta dos meses después. Mi cuenta de gmail se encarga de no mandarme nada de lo que recibo por acá, o lo hace muy cuando se le canta la gana. Algo increíble que le debe pasar a pocos cronopios como yo, metidos en la red. Voy con Michaux, como en un equilibrio sin ojos...