Sobre la importancia de no ser mutilado,

. jueves, 31 de julio de 2008
1 comentarios

¿Por qué ese vendaje?
-pregunta alguien situado frente a mí-
¿Era necesaria esa venda?
-pregunta alguien situado frente a mí,
a otro alguien le pregunta-
¿Algo dice que era necesario?
-alguien devuelve una pregunta
con otra pregunta al primer alguien-

De este lado veo el color negro y nada más.
Mi mirada no es más que un dedo amputado
con el que podría quitar este vendaje.

Te presento a mi bibliotecario

. lunes, 28 de julio de 2008
5 comentarios


Luis Luján nació el 27 de agosto de 1953 en Gualeguaychú, es bibliotecario profesional, ha obtenido premios provinciales y nacionales en poesía y narrativa, junto con Honorio Casaretto publicó el libro de cuentos “Entre Ríos al sur”, es autor del poemario “A pesar de todo” y sus textos se pueden encontrar en “Libros en la Red”.






El grito ahogado


A Fabián Magnotta

El grito le salió por los ojos, abiertos como para mirar el mundo. Arriba, las cejas, como un arco iris monocromo, contrajeron la frente del goleador con arrugas parejas, definidas.
En la boca, el grito fue un volcán, un cráter abierto al universo. Un grito de adentro, de un adentro que no se reconoce, que no se sabe adónde está, de dónde sale. Y nunca supo cómo sacó ese grito que estalló en su garganta con la fuerza de una catarata sobre el aire. Para afuera fue un golpe de voz, para adentro, silencio. Serenidad para vivir la gloria. Años de esperar este día. La pelota como un pájaro redondo en vuelo hacia el ángulo lejano; el arquero, adelantado y debajo de la comba que lo sobrepasa, nunca llegará a tocarla. Por eso grita el gol que viene como un río en creciente sobre años de sequía, para inundar el alma. Grita gol con los ojos que miran el cielo y miran el arco como en un rezo. Pero sucede que el arquero sabe de estos goles que aún no cruzaron la raya, que sólo un milagro puede salvar y los milagros, en el fútbol, ocurren. Y ahí va, en formidable salta hacia atrás, la pantera. No puede ser, pero se eleva cuando la pelota casi entra en el arco. Se eleva y arquea su cuerpo de manera imposible, es su deber, pero arriesga la vida, no sabe dónde caerá y no le importa, si será de espaldas o de cabeza, si vivirá o no. Siente que el grito pasa a través de él como del aire, siente la risa y el llano del que cabeceó que grita y llora porque nunca hizo un gol tan lindo, aunque el arquero invalide la gravedad y colgado de una elipsis saque una garra que rasguña la pelota y la levanta sobre el travesaño, justo cuando el goleador grita y fija con la mirada la palabra Gol en el horizonte. Ya es un grito mudo, un grito inverso que vuelve a donde nadie lo conoce. Un sueño roto para llorar sobre el pasto.

"Lavándole..." anexo

. jueves, 24 de julio de 2008
1 comentarios

-Tengo que advertirte algo -le dije a Franco, creo, mientras íbamos a comprar los aerosoles- es la primera vez que hago algo ilegal, así que me voy a poner histérica.
Pero resulta que la histeria me curó el dolor de panza, el dolor de cabeza, el dolor de pies que caminaron quichicientas cuadras sin darse cuenta. Y ese mismo sentimiento de expectativa, de miedo, de dudoso heroísmo se fue convirtiendo de a poquito en... no sé cómo llamarlo...
hambre de paredes.
Sí, creo que así debería llamarse.
De pronto, a la lista ya larga de voluptuosidades existentes, se agregó una más. Mis ojos como radares buscando paredes en blanco, y esa puntada en el estómago, esa desazón cada vez que dejaba pasar una...
No sé por qué cuento esto. Creo que porque todas las frases que condensaban la experiencia las dije esa noche y ya se borraron. Esto es algo así como un sucedáneo para calmar... la histeria. Esta histeria que existe ahora y que nace de no estar ya rayando paredes.

Lavándole la cara a la ciudad con pintura

. lunes, 21 de julio de 2008
9 comentarios

Visto que una ciudad ofrece tantos lienzos, unos humanitos (Maria y yo) decidieron arriesgar su libertad, por la posibilidad de ser retenidos en manos de unos azulmente uniformados, y esparcir algunas frases incendiarias, algunos poemas poemas y algunos palabreos útiles a un cerebro.
Por mi parte, Franco, creo haber cumplido varios años en una noche. Me encantó invadir las paredes blancas, como hojas blancas, con lo que me colorea. No quiero escribir más.




Esto es spam de nosotros

















La esperanza tan dulce
tan pulida tan triste
la promesa tan leve no me sirve
(Mario Benedetti, con pifiada mía al rayar cagado en las patas)


Nieva
y todos en la ciudad
quisieran cambiar de nombre.
(Jorge Teillier)



Cálculo de probabilidades
Cuando un dueño de la tierra
proclama
...para quitarme este patrimonio
...tendrán que pasar
...sobre mi cadáver
debería tener en cuenta
que a veces
pasan.
(Mario Benedetti)




Convenzo a mil idiotas
y les pongo un sello
y otra dictadura
40.000 días.
(Robe Iniesta, de Extremoduro)

















Se hinchan los párpados con
las cobardías de este tiempo
(Juan Gelman)


Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma.
(Eduardo Galeano)


Si el corazón pudiera pensar, se detendría.
(Fernando Pessoa)


Ayude a la policía: tortúrese
(de un libro de Eduardo Galeano, él lo vio en Colombia o algo así)


El infierno son los otros.
L'enfer c'est les autres.
(Jean-Paul Sartre)

Si encontramos el lugar en el cual escribimos los versos de Irene Gruss, los agregamos acá.

Te presento a un López Colomer

. viernes, 18 de julio de 2008
3 comentarios

Antes que nada debo aclarar que estoy presentándoles a este López Colomer sin previa autorización. Y nada más.
Si es punk es gratis. Pero igual no le digamos nada.
Sus palabras dicen más que las mías sobre las suyas, así que lean:


Sin Título (creo)

sentado solo
mirando la pared
del local.
las personas comen sus comidas.
la tv demasiado alta, siempre demasiado alta.
afuera no pasa nada
excepto ruido.
todos llegan tarde siempre.
yo miro la pared.
es blanca.
ese día
cuando saliste de la cama
empezaste el procedimiento
una vez mas
y una vez mas
algo dentro tuyo se movió se retorció quiso escapar
pero no lo dejaste
sentiste miedo
asi que te lavaste los dientes te mojaste la cara te peinaste saliste a la calle.
ahora a mis espaldas
las personas todavía comen sus comidas
odian aman traicionan se enferman y gastan mas de lo que tienen viven en un ritmo estupido y nunca sienten y primero su alma muere y luego dirigen sus cansados culos al matadero

el barco ya zarpó
para vos-

tenés Dios tenés Amo y sobre todo, tenés Miedo.



El Fracaso Compartido

algo falla en todos lados el fracaso compartido
la "perfecta" maquinaria de horror vigilandote
decapitando tu alma censurando tu risa pudriendo tu individualidad constantemente masturbandonos

-entrás
te sentás
esperás mirás ordenás
consumís pagás
te vas porque ya te podés ir te vas
porque te podés retirar-

acá es como allá y allá ya no estás te fuiste
se fueron donde a ningun lado
las luces de las vidrieras muestran nada
los árboles parecen muertos
están vivos o están muertos...
vos
estás vivo o estás muerto...
aprendiste con miedo y tenes miedo
frenetico mordés el alma de las personas mientras las personas muerden
tu alma si es que eso existe
llorás arrepentimientos blandos ya no te pasa nada cuando presenciás un sencillo acto de afecto -te sentis muerto
pasado un tiempo una tarde delante de la television sentis una molestia
tragás negro, morís
esta vez de verdad
te morís.

la television va a quedar prendida un largo tiempo




Y hay más, pero no sé dónde están. Estoy orgullosa de mi hermano.
Salud y
amor.



Mateando con Walt Whitman

. miércoles, 16 de julio de 2008
0 comentarios

Nació en West Hills, Long Island, Estado de Nueva York, el 31 de mayo de 1819. Su padre, Walter, de origen británico, fue carpintero y constructor. Su madre, Louisa Van Velson, descendía de holandeses. En la familia reinaba la tradición cuáquera lo cual no sólo explica el gran apego del poeta al Antiguo Testamento sino también su misticismo y sus ideas liberales y humanitarias.
Entre los numerosos oficios que practicó el autor de Hojas de hierba se pueden mencionar el de carpintero, enfermero, tipógrafo y periodista. Nunca llegó a establecerse demasiado tiempo en un trabajo o en un sitio. De alguna forma, hasta los 36 años (edad en que publica la primera edición de Hojas de hierba) su vida es la arquetípica del vagabundo, recorriendo los Estados Unidos de un extremo al otro. El trato con las diversas regiones de su país y sus habitantes le proporcionaron material más que suficiente para componer ese gran fresco que es su único poemario.
Extracto de “Yo canto el cuerpo eléctrico” de Centro Editor de América Latina.

Una mujer me espera (fragmento)

El sexo todo lo contiene: cuerpos, almas,
significaciones, pruebas, purezas, delicadezas, resultados, anuncios,
cantos, órdenes, salud, soberbia, el misterio de la maternidad, la leche seminal,
todas las esperanzas, favores, dones, todas las pasiones, amores, bellezas, delicias de la tierra,
todos los gobiernos, jueces, dioses, personajes de la tierra,
a todos los contiene el sexo como partes suyas y como justificaciones suyas.

Pasé una vez por una populosa ciudad

Pasé una vez por una populosa ciudad fijando en la memoria, para el futuro, sus espectáculos, arquitectura, costumbres, tradiciones,
pero ahora de toda esa ciudad sólo recuerdo una mujer que conocí casualmente y que me detuvo allí con su amor,
día tras día y noche tras noche estábamos juntos, todo lo demás lo he olvidado hace mucho,
sólo me acuerdo, lo repito, de esa mujer que se aferraba a mi apasionadamente,
de nuevo me sujeta la mano, no quiere que me vaya,
vuelvo a verla a mi lado con callados labios, triste y temblando.

Ni una máquina para ahorrar trabajo

Ni una máquina para ahorrar trabajo,
ni un descubrimiento he dejado,
ni podré legar dinero para fundar un hospital o una biblioteca,
ni la memoria de una hazaña por América,
ni un éxito literario o intelectual, ni un libro para los anaqueles,
sólo unos pocos cantos alegres quedarán vibrando en el aire,
para camaradas y amantes.

Inauguramos nueva sección, parte dos

.
0 comentarios

Si tenemos una sección para la literatura indie, la pregunta es: ¿por qué no crear otra para los viejos conocidos, para aquel poema inédito que encontraste de casualidad o para ese autor consagrado que quizás muchos no registran?
Hoy nace “Mateando con Pepe”: un nuevo capítulo para este culebrón de cuarta que no sale a las nueve por telefé, ¡pero qué nombre más raro tiene!

Te presento a Mateo

. lunes, 7 de julio de 2008
5 comentarios

A Mateo lo conocí en Gualeguaychú, supo visitarme en Concepción del Uruguay y, si no me equivoco, vive en Larroque. No puedo decir mucho acerca de él, ni darles a ustedes más que sus textos desnudos, pero de todas formas estoy casi seguro de que eso va a ser suficiente:

Juegan

a Alf


Juegan con reglas a tu gusto,
Te sientes en casa.
El agua es clara,
Y no extrañas el cloro.
El cielo es verde
Y las viñas azules;
Eso atrae tu atención,
Te preguntas
Qué tan lejos has llegado.
Las vacas flotan,
Tragan helio,
Helio que crece en las praderas;
Los radicales botan a un Perón embalsamado;
Los temblores son frecuentes,
Pero te acostumbras,
Son puros.
Fumas tierra,
Ya no sabes
Que el amarillo no es rojo,
Se han resignado.
Y quién hubiera dicho que los perros podían hablar;
Ahí mismo te enteras que también ellos llegaron de la tercera roca.
A quién importa dices
Que las guitarras musiquen sin ejecutante,
Que la madera se derrita,
Que los cuentos de hadas sean de mentira,
Que los peces coman gaviotas,
Que los leones devoren ballenas en tres días,



A mi me da igual
Que no vendan cigarros,
Que no adulteren las BigMacs,
Que no cocinen los patos para comerlos,
Que mahoma viva a la vuelta de la esquina,
Donde hay una montaña justamente,
Que los morochos brillen por la noche,



Total,
Quien le va a buscar la quinta pata al gato
Si acá se extinguieron.

¿Qué siente Borges?

Un broche en una caja floreada.
Una caja floreada en un ropero.
Un ropero en un bosque tropical talado.
Un bosque tropical talado en una casa de aberturas.
Una casa de aberturas en un cementerio.
Un cementerio en un museo.
Un museo en una ciudad de mimos.
Una ciudad de mimos en una plaza desierta.
Una plaza desierta en un año.
Un año en un milenio.
Un milenio en un minuto.
Un minuto en una montaña milenaria.
Una montaña milenaria en una plaza de mimos.
Una plaza de mimos en una plaza desierta.
Una plaza desierta en un pincel sin estrenar.
Un pincel sin estrenar en una caja floreada.
Una caja floreada en un óleo, con un broche dentro.
Un óleo en el movimiento psicodélico.
El movimiento psicodélico en una infusión bebible.
Una infusión bebible en un pintor esquizofrénico.
Un pintor esquizofrénico en la antesala del país de las maravillas.
La antesala del país de las maravillas en un féretro psicodélico.
Un féretro psicodélico en un buque de carga.
Un buque de carga en una isla desierta.
Una isla desierta en una selva.
Una selva en el universo.
El universo en una lágrima que humedece un grano de arena que es tragado por el poeta.

¿Qué siente alguien sin conciencia?

El poeta que traga un grano de arena que es humedecido por una lagrima en el universo.

¿Qué siente alguien sin conciencia?

Inauguramos nueva sección

.
0 comentarios

Hoy inauguramos nueva sección en el blog y la idea es compartir autores absolutamente desconocidos, fanzineros, escritores indie, graffiteros y otras yerbas.
Espero lo disfruten.

FORO

. miércoles, 2 de julio de 2008
0 comentarios

Nacho Nacho nos mandó una información interesante: un foro de su facultad donde gente piola y con pilas que tiene ideas compatibles, o no, con las nuestras. Les comenté de este proyecto y vamos a ver qué sale. Propongo, a quien tenga ganas, que se registren y empiecen a interactuar allá. Abre, al menos, un espacio de discusión que no tenemos acá.
La dirección del trheat que abrí yo es
http://www.forofyl.com.ar/viewtopic.php?f=10&t=1634
Y el proyecto que deberían pispiar:
http://www.forofyl.com.ar/viewtopic.php?f=10&t=1024

Noticias Frescas

.
0 comentarios

Sobre la convocatoria que citamos en el post anterior, agrego información nueva:
1_ La fecha límite se extiende hasta el cinco de julio.
2_ Los trabajos fuera de fecha se reciben, sólo que quedan para la convocatoria del número siguiente.
3_ El arte poética debe tener entre 600 y 700 caracteres.

Delen, manden alguito. ¿Qué se pierde y cuánto se puede ganar?